Cocina para indignados

Cocina para indignados

Booktrailer del libro: https://www.youtube.com/watch?v=0Db9I3nrFPw

«El secreto de la cocina no es otro que ligar bien los ingredientes. Pero lo que hace Jaime López va más allá; un maridaje de actualidad, recetas, vino y música aderezado con gotas de indignación –que despiertan el apetito– y una buena dosis de ironía –que facilita la digestión–. Su blog nos enamoró en el Huffington y tiene fascinados a miles de lectores.».

Categoría: Etiquetas: , , , Product ID: 1577
¿Cómo saben unas "lentejas indignadas"? ¿Y las cañaillas deshauciadas o los huevos duros 22M? Jaime López, indignado como tantas y tantas personas golpeadas por la crisis, amante y conocedor de la cocina, nos ofrece en este libro recetas sabrosas, atractivas y nutritivas. Y no lo hace de la manera tradicional. En su cabeza y en su cocina hay indignación, saber hacer y también humor. Sus recetas van acompañadas de excelentes comentarios sobre la situación política, social y económica que la crisis ha generado. Por ello, personajes como Bárcenas, Pujol o Urdangarín, acontecimientos como los casos de corrupción, las movilizaciones de Gamonal o el 15M dan nombre a recetas deliciosas y de sencilla elaboración, que se acompañan de la recomendación de los vinos apropiados (la bodega de la cocina indignada) y de la música que nos debe acompañar, tanto a la hora de cocinar como de la degustación (la banda sonora de la cocina indignada). Antes de que Cocina para indignados se convirtiera en libro fue y sigue siendo también blog, algunas de cuyas recetas se publican en los diarios digitales Huffington Post y Levante EMV.
Jaime López Fernández (Valencia, 1964) es profesor de instituto y autor del blog www.cocinaparaindignados.com (espacio que combina la actualidad política y la cocina con ironía y ciertas dosis de indignación). Colabora en los diarios digitales Huffington Post y Levante EMV donde periódicamente publican sus recetas. Adora la cocina, tal vez porque sea el lugar donde más horas ha pasado a lo largo de su vida. Creció a lo alto en la de sus padres y a lo ancho en la suya propia, así que era inevitable que acabara siendo un cocinillas de andar por casa adicto a la nicotina del fogón. Se considera un indignado a tiempo parcial y por obligación, impulsado por el devenir de los acontecimientos de esta crisis y sus protagonistas. Así que, de un modo que aún no se explica, un día pensó que la cocina podía ser un buen campo de batalla donde hacerle frente. Y en esas sigue. También es coautor de una hija a quien considera su mejor obra.