Sobre la Seguridad Social en España: de gorrones y costaleros, por Albino Prada

Sobre la Seguridad Social en España: de gorrones y costaleros, por Albino Prada

Sobre la Seguridad Social en España: de gorrones y costaleros

Propuestas para combatir la paradoja de que crezca el PIB y disminuya la capacidad para financiar las pensiones
ALBINO PRADA
21 DE FEBRERO DE 2018

La recuperación de los niveles de producción previos a la crisis se ha conseguido con un volumen de empleo muy inferior. Si añadimos que la precarización de los empleos y de los salarios, sobre todo para los más jóvenes, está siendo galopante, no es fácil imaginar que la masa salarial remonte en España su participación en el PIB a niveles previos a los de 2008.

Ambas tendencias (mayor producción con menor, y peor, empleo) no son una novedad, aunque sí lo es el que se estén acelerando con la llamada economía 4.0 y lo digital. Y las previsiones de futuro son, con pocas dudas, que esa será la estrategia competitiva de cada país en ausencia de una gobernanza de la globalización que se enfrente a los grandes conglomerados financieros y empresariales transnacionales.

Todo ello coincide, y está provocando, una laminación de los ingresos del sistema de Seguridad Social que gestiona las pensiones en España. Un sistema público y de reparto, conviene aclararlo, que nada tiene que ver con un sistema de capitalización. Pues en nuestro sistema con las cotizaciones sobre los salarios actuales (mensuales y del año en curso) se pagan las pensiones. En un pacto intergeneracional en el que ahora nosotros pagamos vuestras pensiones, porque en el futuro otros pagarán las nuestras.

Ese nosotros de cotizaciones sobre los salarios actuales, por un 25% de ellos y la mayor parte ingresada por cada empresa, es un sistema ajustado a una economía intensiva en empleo. Pero es un sistema que se corta la hierba bajo sus pies cuando el empleo y los salarios están en declive estructural.

Una insuficiencia estructural de ingresos (agudizada por la creciente carga de pagos a realizar cada año) que se palia con recortes en la cuantía de las pensiones y con el retraso de la edad de jubilación, mientras el mal de fondo prosigue. Es así paradójico que, al mismo tiempo que el PIB crece y alcanza cifras históricas, cada año la capacidad de financiar las pensiones sea menguante.

Cambio de modelo (I): El ejemplo de la energía y la educación

Para superar tal deriva se hace imprescindible que la masa salarial deje de ser la base sobre la que cotizan nuestras empresas, y que pase a serlo el conjunto del valor añadido generado por los trabajadores en su actividad productiva. Porque, ya en la actualidad, el hecho de que no sea así está generando graves asimetrías entre diferentes actividades productivas en la financiación de nuestra Seguridad Social. Gorrones y Costaleros.

Es así como, en el ejemplo que aquí se usará, una actividad intensiva en empleo como la enseñanza (costaleros) aporta, con el sistema actual de cotizaciones sobre la masa salarial, mucho más que una actividad como la de la energía (gorrones) menos intensiva en empleo y más intensiva en equipos y maquinaria. Aunque también podríamos comparar, con semejante resultado, las actividades de la sanidad con el conjunto de las manufacturas, ambos con más de un millón de empleos.

(…)

Sigue leyendo el artículo en CTXT.

Phone: T (34) 91 781 47 99
Fax: info@claveintelectual.com, mpires@grupoinsud.com, martinpires@gmail.com, tomas@kasiopea.net
Address: 28046. Madrid, España
Castellana, 13 - 5º